3 tareas de la gestión de una marca que te quitan todo el tiempo

Las tareas de marca que te quitan todo el tiempo

3 tareas de la gestión de una marca que te quitan todo el tiempo

3 tareas de la gestión de una marca que te quitan todo el tiempo 1600 1067 CENTRAL DE MARCA

Si eres director de marca y comunicación o gestor de una marca, probablemente sientes que tus días no rinden y las tareas y cosas por hacer se acumulan.

Sabemos que el tiempo, es oro. No hay nada más valioso que el tiempo, tanto en el trabajo como en la vida personal. Pero el problema, es que es un recurso cada vez más escaso.

El tiempo que tienes no alcanza para hacer todo lo que tienes que hacer, ni todo lo que quisieras hacer para que esa marca crezca, para que la identidad sea consistente, para entregar los mensajes clave de la organización, o para trabajar con tus colaboradores.

Seguramente te sientes frustrado y cansado. Y sueñas que exista una solución mágica que te ayude a duplicar el tiempo que tienes para tu marca.

Por eso hoy queremos ayudarte a identificar 3 tareas típicas de la gestión de marca que son culpables de que tu tiempo no sea suficiente.

1 /

Te pasas el día buscando y enviando logos

El logo es uno de los activos de marca que más necesitan tus colaboradores, ya que suele acompañar cada pieza o punto de contacto.

Cada vez que un colaborador tiene que crear una pieza, te pide el logo. Y tienes que buscarlo, y enviárselo. Además, es probable que después de una primera revisión tengas que volver a enviarle otra versión, que sea más adecuada que la que utilizó, y explicarle cómo debe y cómo no debe usarlo.

Las marcas cada vez tienen expresiones más dinámicas de su identidad. Esto quiere decir que tienen varias versiones aprobadas del logo, especiales para diferentes usos. Si multiplicas esta tarea por el número de versiones que tiene tu marca, y lo multiplicas por el número de brand holders que crean piezas o usan tu marca, sumando la cantidad de piezas y puntos de contacto, el resultado es astronómico.

Así que esta tarea, muy repetitiva, es una gran ladrona de tu tiempo.

2 /

Te pasas el día buscando y enviando activos digitales

Piensa cuántos activos digitales tienes y dónde están guardados.

Tus fotos, plantillas, layouts, presentaciones y demás archivos están dispersados por todas partes, tanto en soportes físicos como virtuales. Discos duros externos, intranets, FTP, dropbox, adjuntos en correos. Y no están conectados entre sí.

Cada vez que te piden un activo digital, tienes que buscarlo, y luego enviarlo. Eso, si lo encuentras!

¿Te has parado alguna vez a pensar cuánto tiempo pierdes cada vez? Es una tarea manual y granular, supremamente tediosa e ineficiente, que te quita más tiempo del que imaginas.

3 /

Te pasas el día perdido en cadenas interminables de correo y archivos adjuntos

Seguramente estás acostumbrado a trabajar con e-mail para tus comunicaciones con empleados y colaboradores. Es una herramienta práctica y rápida, a la que estamos todos acostumbrados. Pero esto no quiere decir que sea la manera más eficiente de trabajar.

Probablemente utilizas el correo electrónico para resolver las tareas que mencionamos en el punto 1 y el punto 2 (y muchas otras). Te piden y envías logos y activos digitales por e-mail. Parecería sencillo, pero el problema es que terminas enredado en unas cadenas interminables de correos, y un sinfín de archivos adjuntos.

Cada vez, tienes que volver atrás y tratar de encontrar orden en ese microcaos en que se convierte tu bandeja de entrada. Y el caos se hace cada vez más grande, como una bola de nieve que va creciendo, engullendo a su paso todo tu tiempo.

Estos son solo 3 ejemplos de tareas repetitivas que todos los brand managers tienen que hacer, y que se comen todo el tiempo valioso que podrían invertir en hacer crecer la marca.

¿Ahora ves por qué te sientes tan cansado y frustrado? El tiempo no te alcanza! y no es solo una sensación. Es una realidad que viven todos los gestores de marca.

Nuestra recomendación, es que centralices tu marca y recuperes el tiempo perdido para dedicarlo a las tareas de marca que realmente importan. Un sistema de gestión de marca puede ayudarte a tener todo en un solo lugar, siempre actualizado y al alcance de todos los brand holders que lo necesiten, cuando lo necesiten. Así, nunca más te lo tendrán que pedir!