¿Sabías que no existen los manuales de marca perfectos?

manuales de marca perfectos - Central de marca

¿Sabías que no existen los manuales de marca perfectos?

¿Sabías que no existen los manuales de marca perfectos? 1920 1280 CENTRAL DE MARCA

En todos los años que llevo trabajando con marcas, agencias, clientes y todo tipo de brand holders, una y otra vez me encuentro con esta pregunta ¿Cómo es el manual de marca ‘perfecto’? Mi respuesta, como podrás adivinar por el título, es que no existen los manuales de marca perfectos. Y esto es una paradoja porque mientras más ‘perfecto’ y completo sea el manual, mejor será la aplicación, la coherencia, y la consistencia de la marca. Así que continúa leyendo para entender por qué no son perfectos y cómo manejar esta realidad.

Manuales de marca no perfectos

La idea de crear el manual de marca perfecto la compartimos todos los que nos dedicamos al branding. Es un rasgo común de nuestra profesión. Casi una obsesión. A unos les preocupa más el formato y el diseño, mientras que otros se centran en el contenido.

Aún así, aunque tengan el formato adecuado y el contenido ‘completo’, no tendrán un manual de marca perfecto. Porque este no está pensado para ser un documento estático, acabado, y en breve olvidado. Debe ser una herramienta viva, dinámica, y en constante evolución. Un manual de marca nunca está completo, nunca está terminado, y por eso, no es perfecto.

Los manuales de marca dinámicos son perfeccionables

La constante de nuestra era es el cambio. Y nuestras estrategias e identidades no son ajenas a su influencia. Lo que funcionaba ayer, mañana puede ser obsoleto. Por eso necesitamos que nuestro manual sea dinámico y flexible, para que podamos mantenerlo actualizado y relevante. Para que podamos añadir las nuevas normas de ese programa de cultura interna, o el manual de uso de redes sociales profesionales. En definitiva, para que nuestra marca pueda evolucionar y seguir creciendo.

A clientes, agencias y demás brand holders les recomiendo siempre empezar con lo básico, estrategia e identidad, y avanzar en la medida en que su marca crece y su estrategia evoluciona. Crear un manual de marca básico, no-perfecto, que va creciendo y mejorando con el tiempo, adaptándose a la evolución de la marca, las necesidades de los gestores, y a los requerimientos de los brand holders.

Este proceso es imposible con los manuales de marca estáticos. El trabajo se multiplica con cada nueva versión, compartirlo se dificulta y el control sobre la identidad y la consistencia de marca se reduce cada vez más.

Afortunadamente, hoy la tecnología es nuestra aliada y podemos encontrar herramientas que nos permiten crear manuales de marca online, que se pueden gestionar, actualizar y compartir fácilmente.

Si te dedicas al branding o tienes en tus manos la dura tarea de gestionar una marca, vale la pena que conozcas las nuevas herramientas que tienes a tu alcance y dejes de sufrir por los manuales de marca imperfectos, que tantos dolores de cabeza te generan y tanto tiempo te quitan. Si estás leyendo este post, estás en el camino correcto.